El método

Nuestras clases se basan en el método de Respiración y Voz, que considera tu voz como una firma precisa de cómo respiras y de cómo eres. Tirando de este hilo, puedes reconstruirte y armonizarte a nivel vocal y a nivel interior. Vamos a mejorar la voz y el sonido liberando y reconectando el instrumento que eres, cuerpo, mente, y alma: la técnica en un cuerpo bloqueado no da muchos resultados, la técnica sin alma no emociona y la emoción no canalizada pierde fuerza. Necesitamos los 3 juntos y cuando se dé descubrirás una voz que no pensabas tener en tí.
Lo habrás entendido, el propósito de este trabajo es cantar mejor, hablar mejor, y también vivir mejor!

Técnicas utilizadas en nuestro método de canto y de voz:

Vocalizaciones de vocales cantadas.
– Una respiración que se ancla en el vientre y redefine progresivamente una nueva verticalidad.
Posturas sencillas que abren paso a la respiración y a la voz.
Apneas y presiones precisas para ganar en amplitud respiratoria.
Ejercicios varios dinámicos o estáticos, para liberar el cuerpo y reconectar el alma.

Cómo empezar:

La gente suele llegar con un 30% de su voz: con poca potencia, y con agudos “desesperados”. Con esto, cantar o hablar en voz alta será frustrante.
Por ello recomiendo algunas sesiones con las vocalizaciones para reconstruir una voz sana. A partir de ahí se puede seguir todo el trabajo cantando canciones o arias, o volver a las vocalizaciones de vez en cuando para ir más a fondo en el desbloqueo corporal.
Practicando con nuestro método, el “tubo” de tu voz se abre: tu canto gana en tesitura, armónicos y dirección y tiene más “gancho”.
Tu voz hablada está bien posada, se escucha mejor y no se cansa.
Así, el método de Respiración y Voz te permite liberar tensiones y bloqueos profundos a nivel físico y emocional, y se convierte así en herramienta de tu crecimiento personal.

Las etapas del proceso:

Si bien el trabajo es distinto para cada persona, el método nos conduce a seguir unas etapas similares:
Primero empezamos por la reconexión y liberación del cuerpo:
1. Anclas tu respiración y tu voz en el vientre, o hara. Tu voz gana una base sólida, y puedes subir hacia los agudos sin dañarla.
2. Desde allí, reconquistas todas las partes de tu cuerpo para que participen en la respiración y en el canto. El “tubo” de tu voz se abre: ganas en tesitura, armónicos y dirección.
3. El último paso es afinar el posicionamiento de tu cabeza, de tu mandíbula y de tu cuello para que la flecha de la voz salga con toda su belleza y precisión.
A la mínima que el cuerpo está preparado, y esto suele ser cuando sientes que respiras y cantas desde los pies hasta la cabeza, podemos entrar con las dos otras dimensiones del trabajo:
Ayudamos a que tu alma participe en el canto, envolviéndole vida, alegría y autenticidad. Aquí los ejercicios pueden ser más divertidos y agradables, como balancearte, bailar lentamente, o escribir en el aire mientras cantas.
Afianzamos una respiración muy precisa, vertical, tónica, que activa todo el “tubo de la voz”, todo tu eje interior, y hará que todo tu ser esté implicado en la voz. Esta parte es la más importante, pero no suele ser accesible directamente.

¿Quién puede beneficiarse de este método?

Es muy benéficos para cantantes, para particulares que quieren aprender a cantar, proyectar y mejorar la voz y la comunicación, y para personas con dificultades vocales (afonía, …). Asimismo, este método de canto es una gran ayuda para los que quieren profundizar en su crecimiento personal, armonizándose y restructurándose a través de la voz.