cuerdas vocales inflamadas

Cura tus cuerdas vocales inflamadas con el canto

Irene lleva varios meses haciendo talleres de canto con nosotros, y empezó con las cuerdas vocales inflamadas a un nivel preocupante. Ha tenido el detalle de compartir las fotos de sus cuerdas vocales que le hizo su foniatra a lo largo de su proceso de mejora.

Empezó con un serio problema con sus cuerdas vocales: estaban muy inflamadas, muy irritadas y no conseguían juntarse nada bien para emitir el sonido. Se escapaba aire por ese espacio libre, y su voz temblaba, o casi vacilaba. En los graves se escondía un poco el problema, pero en los agudos la cosa era patente, y sufríamos con ella al escucharla.

Decidió reeducarse a través del canto, y la cosa le ha ido muy bien, como lo podréis averiguar en las fotos 2 y 3, cada una tomada a 3 meses de la anterior.

cuerdas vocales inflamadas

El primer paso para curar estas cuerdas vocales inflamadas fue enseñarle a no sacar la fuerza desde el cuello, o desde la garganta. Esto es clave para que el resto del cuerpo haga la fuerza, y que las cuerdas puedan vivir mejor, más relajadas.

Una vez pasada esta primera fase, el trabajo ayuda a re-equilibrar todas las cadenas de tensiones en el aparato fónico, y esto cura de por sí las cuerdas vocales, que reciben un masaje interno muy saludable cuando se canta o se habla, en lugar de tensarse y volverse cada vez más rígidas.

Nuestro trabajo propone un aprendizaje a través del cuerpo de una mecánica respiratoria y vocal sana. Todo se beneficia de ello: el sistema muscular, el sistema nervioso, nuestra estructura ósea, … y obviamente la laringe, la faringe, y las cuerdas vocales, que descubren que pueden vibrar libres en lugar de hacer un esfuerzo que no les toca.

Cuerdas vocales de Irene después de 6 meses de canto. Las cuerdas están mucho mejor, pero se nota también la mejora en todos los tejidos y ligamentos a su alrededor.

Gracias a Irene por compartir estas fotos, y felicidades por el buen trabajo realizado para sanar tus cuerdas vocales inflamadas!

Su voz ya está casi perfecta, y ahora canta como un ángel en los agudos, donde inicialmente era una tortura. Irene apostó por el canto para curarse, y nos alegramos de su gran mejora   ;-)